Abraza y serás abrazado

“Practicar la ley del dar es muy simple:

Si quieres alegría, da alegría a los otros;

Si quieres amor, aprende a dar amor.

Si quieres atención y aprecio, aprende a dar atención y aprecio;

Si lo que quieres es abundancia material,

ayuda a otros a convertirse en seres abundantes.

De hecho, la manera más rápida de obtener lo quieres,

es ayudando a otros a obtener lo que quieren” Deepak Chopra

Dicho esto, si lo que necesitas es que te abracen, no dudes en abrir tus brazos para acoger a otros seres y abraza, así de simple.

Necesitamos el contacto humano, el contacto amoroso, necesitamos conectar nuestros corazones, y el abrazo es la forma más directa y efectiva de alcanzarlo.

Lo necesitamos como respirar, comer, reir, … Un bebé necesita el contacto humano para  desarrollarse de forma sana, y curiosamente, nuestra sociedad actual promueve la separación desde el momento del nacimiento, no hace falta un análisis del estado de salud de nuestra sociedad adulta.

El abrazo implica comprensión, empatía, reconforta el alma y nos hace sentir amados y reconocidos de forma auténtica.

En ocasiones, la solución no está en grandes explicaciones, pero sí puede estar en un abrazo sincero, y no un abrazo cualquiera, no me refiero a palmaditas en la espalda, ese acercamiento con repetidos golpecitos que forman una barrera de prejuicios protectores, nuestra propia coraza de miedos.

esto es un abrazo

Abraza tan intenso, que puedas sentir el latir del corazón del otro ser, hazlo con los ojos cerrados y sobre todo, respira, respira profundamente, no estarás en otro lugar más que en ese precioso instante, y hazlo sin prisa, permítete instalarte unos segundos en esa belleza.

Abre tus brazos, abre tu corazón y acoge al alma que tienes frente a ti, ya sea un ser con el que convives, trabajas, mantienes amistad o simplemente no conoces ni su nombre.
Si caminas con atención, el día, la vida, ofrece infinitas posibilidades de recibir un abrazo, y la primera empieza por tu propia acción, abraza!

Y con esa sensación en el cuerpo, continúa tu día, y toma consciencia de tu nueva presencia,  tu actitud y  la de los demás hacia ti. Se pone en marcha la magia de la vida, en la que atraes aquello en lo que vibras. A más abrazos más amor expandido y recibido.

“Necesitamos cuatro abrazos diarios para sobrevivir. Ocho abrazos diarios para mantenernos y doce abrazos diarios para crecer” Virginia Satir, terapeuta familiar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s