Relatos

A veces, sólo necesitamos un abrazo

El corazón se estremece con un sentimiento de dolor y el abrazo es la caricia que necesita para calmarse, a veces es una emoción a la que no sabemos, no queremos o simplemente no necesitamos ponerle palabras y el abrazo es ese lenguaje entre corazones que todo lo entiende.

Me gustaría compartir una vivencia, muy especial para mi, una muestra de las tantísimas oportunidades que hay para transformar la energía de un día gracias al abrazo, y así, alquimizar el dolor en amor.

Mi hija se despierta con pocas ganas, primero porque prefiere dormir más rato, después toma consciencia que además, estaremos todo el día separadas, empieza a sentirse mal y a manifestarlo con un llanto de rabia y tristeza, yo a penas la atiendo como merece, porque estoy ajetreada con las acciones rápidas matinales, acabar de vestirme, los desayunos, mirar el reloj, además de inisistirle en que agilice porque “llegarmos tarde”(nota mental= eliminar esta frase del vocabulario) a lo que ella reacciona con un llanto aún más grande, hasta que consigue emitir un “mamá, me siento triste porque quiero estar contigo”.

Me paré, tomé consciencia de la magnitud (hasta entonces había sido incapaz), la cogí en brazos, la senté en mis rodillas y primero, la abracé en silencio, respirando profunda y relajadamente, ella se fue calmando y calmando, entonces yo le pude explicar relajada lo mucho que yo también deseaba pasar el día con ella, pero que no podía desatender el trabajo, en perspectiva, observo que incluso podía haber obviado esta última frase, y dejarlo todo en una comunicación positiva, “yo deseo muchísimo pasar el día contigo”, y ya…

Continuamos abrazadas un rato más,  ya sin importarme si llegábamos tarde o no, y la sonrisa volvió a dibujarse en su rostro y en su corazón.

Sólo necesitaba un buen abrazo para sentirse amada y atendida.

¡Cuántos abrazos se nos escapan en entre las garras de las prisas! ese espacio-tiempo en el que se nos pasa la vida sin conciencia…

abrazo madre hija  blog

 

abrazoterapia, Beneficios

Entrevista a Lia Barbery, creadora del sistema Abrazoterapia

Lia Barbery estará en Barcelona el día 12 de marzo de 2016 para ofrecer una jornada de Abrazoterapia® organizada por Abrazo Consciente.

A lo largo de su trayectoria acompañando a personas en procesos terapéuticos, acabó dando forma y contenido a este sistema que utiliza el abrazo, entre otras técnicas holísticas, como herramienta de sanación y empoderamiento humano.

– ¿Qué es este sistema?

 La Abrazoterapia® es un sistema que utiliza el abrazo, de forma literal y metafórica, como instrumento terapéutico de regulación físico emocional. Permite el relacionamiento interpersonal, desde la actitud de abordar al ser humano de forma holística, buscando integrar su cuerpo, mente y emociones de manera armónica y equilibrada. Propone darle un marco a una actividad natural y atávica, derribando barreras construidas a lo largo de la “culturización” social que, han recortado la espontaneidad y el sentido lúdico de la expresión de nuestra auténtica esencia.

– ¿Qué te llevó a meterte en este mundo?

En mi desempeño como Coach, me he encontrado en diversas ocasiones, con personas que plantean en la consulta la necesidad de encontrar mecanismos de expresión saludable de la afectividad, a la vez de mitigar sensaciones de soledad y satisfacer su “sentido de pertenencia”. Y es precisamente el contacto físico adecuado, y la práctica de compartir abrazos un recurso altamente eficiente, ya que el cerebro se alía, liberando sustancias químicas tales como la oxitocina para obtener excelentes resultados.

– ¿Por qué crees tú que es necesario que se hagan talleres de abrazos?

Entiendo que estos talleres, así como cualquier otro que apele a recursos naturales, como ser la risa, la expresión corporal, musicoterapia, etc., resultan altamente gratificantes para lograr establecer puentes por los que circulen libremente las emociones. Se propicia el desarrollo en el desempeño de las habilidades sociales, especialmente la empatía y la asertividad, tan útiles a la hora de gestionar el día a día de una forma más humana y amorosa.

– ¿Qué nos pasa, como sociedad, para que necesitemos que alguien nos recuerde y nos enseñe lo más básico, que es tocar?

Tal vez, nos estamos convirtiendo en una sociedad focalizada en el pasado y en el futuro, muy llenos de pre-ocupaciones u evocaciones de tiempos pretéritos. Esta característica nos impide vivir en plenitud, ignorar la magia de la vida, que incluye el contacto físico, que solamente puede producirse en el aquí y el ahora. Quizás debamos desaprender para volver a aprender y disfrutar de la belleza de lo efímero.

Jornada de abrazoterapia y activación de energía de corazón

Organiza: Abrazo Consciente
Reserva tu plaza o amplía información en hola@abrazoconsciente.com

Imparte: Lía Barbery Schauer
http://www.liabarbery.com
http://www.abrazoterapia.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Beneficios

Abraza y serás abrazado

“Practicar la ley del dar es muy simple:

Si quieres alegría, da alegría a los otros;

Si quieres amor, aprende a dar amor.

Si quieres atención y aprecio, aprende a dar atención y aprecio;

Si lo que quieres es abundancia material,

ayuda a otros a convertirse en seres abundantes.

De hecho, la manera más rápida de obtener lo quieres,

es ayudando a otros a obtener lo que quieren” Deepak Chopra

Dicho esto, si lo que necesitas es que te abracen, no dudes en abrir tus brazos para acoger a otros seres y abraza, así de simple.

Necesitamos el contacto humano, el contacto amoroso, necesitamos conectar nuestros corazones, y el abrazo es la forma más directa y efectiva de alcanzarlo.

Lo necesitamos como respirar, comer, reir, … Un bebé necesita el contacto humano para  desarrollarse de forma sana, y curiosamente, nuestra sociedad actual promueve la separación desde el momento del nacimiento, no hace falta un análisis del estado de salud de nuestra sociedad adulta.

El abrazo implica comprensión, empatía, reconforta el alma y nos hace sentir amados y reconocidos de forma auténtica.

En ocasiones, la solución no está en grandes explicaciones, pero sí puede estar en un abrazo sincero, y no un abrazo cualquiera, no me refiero a palmaditas en la espalda, ese acercamiento con repetidos golpecitos que forman una barrera de prejuicios protectores, nuestra propia coraza de miedos.

esto es un abrazo

Abraza tan intenso, que puedas sentir el latir del corazón del otro ser, hazlo con los ojos cerrados y sobre todo, respira, respira profundamente, no estarás en otro lugar más que en ese precioso instante, y hazlo sin prisa, permítete instalarte unos segundos en esa belleza.

Abre tus brazos, abre tu corazón y acoge al alma que tienes frente a ti, ya sea un ser con el que convives, trabajas, mantienes amistad o simplemente no conoces ni su nombre.
Si caminas con atención, el día, la vida, ofrece infinitas posibilidades de recibir un abrazo, y la primera empieza por tu propia acción, abraza!

Y con esa sensación en el cuerpo, continúa tu día, y toma consciencia de tu nueva presencia,  tu actitud y  la de los demás hacia ti. Se pone en marcha la magia de la vida, en la que atraes aquello en lo que vibras. A más abrazos más amor expandido y recibido.

“Necesitamos cuatro abrazos diarios para sobrevivir. Ocho abrazos diarios para mantenernos y doce abrazos diarios para crecer” Virginia Satir, terapeuta familiar

Música y Vídeos

Cortometraje “Abrazo”

Este corto alemán fue ganador de un festival de cortometrajes europeo y transmite lo que produce un abrazo sanador desde el alma

Cuando lo veo, siento que materializa lo que sueño ver en esta sociedad, quizás suena tan utópico como lo era hace sólo cinco años el pensar que el pueblo se reapropiaba de las instituciones que le fueron expoliadas, quizás sea utópico pensar que los humanos podemos recuperar la alegría de vivir y el estado de amor del que venimos y nos hemos dejado arrebatar, demos pues espacio a esa utopía en nuestro ajetreado día, demos espacio al amor porque sí, sin esperar nada a cambio, el amor desde la más pura entrega de corazón a corazón

Te invito a probar el abrazar un mínimo de dos veces al día, pero no a abrazar de cualquier modo ni dar palmaditas en la espalda, te invito a hacerlo como el amigo de este corto, y siente el cambio en tu interior y en el entorno que te acompaña…